SEMANA NOVENA TO MARTES

Que bien nos viene este evangelio en estas semanas de presentación de la declaración de la renta. Estamos pagando impuestos cada vez que compramos algo pero ahora más. Los primeros cristianos vivían con esa tensión y esperanza de que pronto volvía Jesús y se acababa todo, por eso esas palabras de la primera lectura. Nosotros podemos vivir hoy tan “engolfados” en Dios, como decía San Juan de la Cruz, que nos olvidemos de construir la ciudad terrena, de contribuir a construir el Reino hasta con nuestros impuestos. Que no es un deber sagrado sino un principio ético como ciudadanos. Podemos estar más o menos de el acuerdo en cómo se administran los fondos públicos pero no podemos por ello dejar de dar al César lo que es suyo. Pagamos como un acto de responsabilidad y de amor por el bien común. Feliz día y bendiciones. Para er las lecturas pincha aquí.