SEMANA CUARTA PASCUA MARTES

Una persecución de convirtió en oportunidad de misión. El rebaño creció porque se abrió a los no judíos y sucedió algo inaudito estaban unidos en una misma comunidad judíos y no judíos. Esto fue difícil de digerir y algunos judíos bautizados  abandonaran la Iglesia. Estar en el rebaño o no estar es una decisión de cada uno. El Padre quiere que todos estemos en la mano de Jesús pero no nos puede obligar. Aquellos no quisieron ser ovejas de Jesús y no se fiaban de él. Nosotros somos un rebaño abierto y tenemos las esperanza de que a la salida de esta crisis algunas ovejas quieran entrar. Las recibiremos con mucho cariño y alegría. Feliz dia y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.