SEMANA CUARTA PASCUA LUNES

Ayer vi una película sobre un atleta de color negro. Fue muy fuerte al final del filme cuando le hicieron entrar en una fiesta en su honor por la puerta  de servicio. La forma de vivir de los judíos  era un verdadero apartheid. Y según su lógica la salvación no era para los no judíos, que además comían cualquier cosa. Dios aplasta esa lógica segregacionista con los hechos. Dios no ve diferencias entre nosotros, los que son sus hijos tampoco podemos verlas. El apartheid nos sale sin darnos cuenta en diferentes aspectos de nuestra vida. Jesús es el único pastor de un único rebaño. Piensa hoy en los amigos que tienes que sean “del otro lado” y si no tienes ninguno ¿a que esperas? Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.