SEMANA SEGUNDA PASCUA VIERNES

Pues no nos hemos dispersado no, aquí estamos más de mil millones de discípulos de Jesús que no hemos podido celebrar la Pascua con normalidad. La mayoría de los católicos del planeta no habéis podido comulgar desde hace semanas. Hace días estoy recibiendo a hermanos que pueden pasarse por la parroquia,  uno a uno para confesar (con toda precaución¡¡) y compruebo el hambre de Eucaristía que hay en mi rebaño. El Espíritu Santo está en los bautizados y hace su obra, pero como aquella gente de Galilea necesitamos signos, escuchar “este es el cordero de Dios … el Cuerpo de Cristo”, ver el pan, comerlo. Somos animales simbólicos, no se trata de la ración de pienso. Pido a Dios que podamos volver a celebrar la Eucaristía pronto, que podamos volver a compartir el Pan de la Vida. Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.