MIÉRCOLES DE PASCUA

Lleváis más de un mes sin comulgar, sin experimentar que Jesús está presente al partir el pan. Lleváis semanas viviendo sólo la primera parte de este Evangelio, gozando de la compañía de Jesús por el camino y sintiendo cómo arde vuestro corazón cuando escucháis su Palabra. Él también os escucha, le gusta que le contéis vuestras decepciones y vuestros miedos y Él los ilumina con su palabra y nos ayuda a salir de nuestra necedad y torpeza. Pensábamos que este camino iba a ser de dos leguas (lo que anda un mulo en dos horas), pero se está alargando. Mientras sigamos caminando con Jesús no se hace de noche. Paciencia y disfrutemos de la compañía. Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.