LUNES SANTO 2020

Jesús se deja querer. Es muy simple lo que hoy contemplo en el Evangelio pero así es. Jesús está a seis días de darlo todo, de romperse como ese frasco de alabastro para derramar el perfume de su Espíritu sobre toda la Tierra, y en casa de sus amigos, donde sembró la vida nueva, se deja querer por María. Hay personas que por sus heridas o buscan el afecto de forma desordenada y lo compran, o todo lo contrario se desapegan y viven como si no necesitaran el cariño de nadie. Jesús, hombre maduro, ama y se deja amar. Cuando estamos como los cautivos en la prisión y no tenemos Libertad para amar como quisiéramos, es tiempo de dejarnos amar. Sin complejos ni falsas modestias. Porque todos necesitamos mucho cariño. Yo llevo un tiempo que en la oración cojo a mi Niño Interior de la mano y lo llevo a Jesús para que Él lo consulte y lo abrace. Imagínate a ti de pequeño, imagínate que abrazas a ese niño o niña y pregúntale si quiere ver a Jesús y llévalo con Él. Feliz Lunes Santo y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.