SOLEMNIDAD DE SAN JOSÉ

San José como Abrahán era un soñador. Estaba abierto a que en su vida se hicieren realidad los planes de Dios que superan todo deseo de los hombres. Y los dos fueron padres más allá de sus posibilidades. Abrahán padre de todos los creyentes y José padre del Hijo de Dios hecho hombre.  En estas circunstancias parece que lo único posible son las pesadillas. Ayer veía en las noticias vídeos de niños dando ánimos. ¡Que precisos! ellos nos ayudan a seguir soñando. En este día con San José, soñamos un porvenir de bendición para todos. Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.