SEMANA TERCERA CUARESMA LUNES

Esto de ser profeta en tu tierra lo llevo mal. Los sacerdotes nos encontramos frecuentemente con que en casa no podemos llevar a los demás a Jesús. Es duro porque la misión que hacemos con los que no compartimos genes no la podemos hacer con los parientes biológicos. Y tiene que ser así. Yo lo pasaba mal hasta que un compañero me ayudó a verlo con paz. Pero quitando a los sacerdotes los laicos sí que pueden y deben ser profetas entre los suyos, en su casa. En la parroquia estamos aprendiendo un método de evangelización que se basa en el OIKOS que es la palabra que en el a evangelio utiliza Jesús cuando le dice al endemoniado “vete a tu casa  y a tus parientes y anúnciales lo que Dios ha hecho contigo”. El OIKOS es tu familia, amigos, compañeros de trabajo, tus prójimos. Son los primeros a los que tienes que llevar a Jesús. A veces somos misioneros con los extraños y no nos mojamos con los de casa. En estos días precisamente que tanto en casa estamos hagamos Misión. Propongamos rezar juntos y unos por otros, veamos algún vídeo o película que aliente la Fe. Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.