SEMANA CUARTA TO MIÉRCOLES

Los cálculos humanos no sirven para las cosas de Dios. Ni a David le servía saber el censo de los dispuestos para luchar ni a los habitantes de Nazaret le servía el conocimiento del curriculum de Jesús. Ambos se pasaron de listos. Ambos no se sentían seguros ante lo desconocido. David no conociendo con quien contaba, los de Nazaret no explicándose de dónde venía esa sabiduría y esos milagros. El control nos hace daño y hace daño a nuestras relaciones. No podemos calcularlo todo, hemos de ser flexibles y confiados. Y sobre todo en relación con Dios y en la Misión de Evangelizar. En esto los españoles llevamos ventaja a los alemanes pero también tenemos que vivir más lo inesperado. A relajarse.  Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.