SEMANA CUARTA ADVIENTO CICLO A DOMINGO

El protagonista de este domingo cuarto de Adviento es San José. Le tocó enfrentarse a un reto nada fácil. De su actitud podemos hacer tres interpretaciones. Una que dudó de María y por eso decidió dejarla pero sin denunciarla. Otra que aparece en villancicos populares es que sentía celos y se sentía herido en su masculinidad. Y otra, con la que yo me quedo, que estaba perplejo ante esta situación y no sabía que hacer. Decidió quitarse de en medio pensando “aquí yo no pinto nada”. Pero José tenia un papel muy relevante en los planes de Dios. Y vemos que una vez que comprende esto fue dócil y obedeció. 

Dios le habló en sueños. Esto aparece en la Biblia en más ocasiones. En sueños dejamos de controlar y el Espíritu Santo puede hablarnos con claridad. Pero lo que hoy quiero decir, en la línea de este Adviento del deseo de Dios, es que estamos hechos para soñar. Dios nos ha credo soñadores. Pensamos que las cosas pueden ser de otro modo. Según temperamentos podemos ser súper soñadores “con pájaros en la cabeza” o demasiado poco soñadores “conformistas con los pies en el suelo”. Sin tanto ni tan poco todos podemos soñar. Los líderes que han cambiado la humanidad son soñadores. Puede que la realidad te haya dado tan duro que ya no sueñes nada y estés anclado en la realidad. Sal de ahí. 

También puede que sueñes pero tus sueños sean egoístas, se refieran sólo a tu vida, a tus bienestar personal. Sal de ahí también. Y puede que tus sueños sean pesadillas y sueñes con que le vaya mal a los demás. Sal de ahí cuanto antes. ¿No sueñas con los sueños de Dios? María y José ayudaron a hacer realidad ese sueño de Dios de un mundo de hermanos donde reine la justicia, la paz, el amor. Es el Reino de Dios. El sueño de Dios con el que han conectado tantos hombres y mujeres a lo largo de la historia. Lo que los filósofos han llamado la UTOPÍA sin ella no hay progreso. La cultura del miedo, como dice el Papa Francisco, nos impide solar y nos hace indiferentes y tremendamente egoístas. La Navidad es buen tiempo para soñar, y para hacer realidad los sueños de otros. Como nos propone la campaña de Cáritas “todos tenemos un ángel”.  Piensa para quien puedes ser ángel en esta Navidad.  Feliz domingo y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.