SEMANA SEGUNDA ADVIENTO MIÉRCOLES

Estoy en la Universidad rezando en la cafetería. Hoy recogemos alimentos para Caritas. Casi no tenemos voluntarios. Los chicos están… despistados. Y yo, cuando sacaba el material del coche pensaba: “que ganas tengo de dejar esto”. Y me encuentro con estas lecturas. Si no empiezo el día con la oración pronto aparecen las mentiras y los pensamientos tóxicos. Dios no se cansa y quiere que yo descanse en Él. Ese deseo de descansar que hay en mí solo lo puede colmar Él. Gracias Jesús. Para ver las lecturas pincha aquí.