SOLEMNIDAD DE Cristo Rey DEL UNIVERSO CICLO C

La oración colecta de hoy dice: “Oh Dios que quisiste recapitular todas las cosas en tu Hijo muy amado, Rey del Universo”. En la segunda lectura se afirma que Jesús es la cabeza del Cuerpo, de la Iglesia. Recapitular significa poner por cabeza (caput cabeza en latín). Dios quiere que todo, no sólo la Iglesia, tenga por cabeza a Cristo. Ser la cabeza significa gobernar, la cabeza gobierna al cuerpo. La mano se mueve porque la cabeza se lo ordena.  Cuando hablamos de mandar nos ponemos en guardia porque el que mas y el que menos tenemos algún problema con la autoridad. Por nuestro bagaje familiar en cuanto a la relación con los padres, y por la cultura en la que hemos crecido que nos ha vendido que la autoridad es enemiga de la libertad. 

Mas adelante en la oración dice: “haz que la creación entera liberada de la esclavitud sirva a tu majestad y te glorifique sin fin”.  No especifica de qué esclavitud se trata. San Pablo afirma en la carta a los Romanos que la creación gime por ser liberada de la corrupción a laque fue sometida por el pecado de uno. En la segunda lectura se afirma que por la sangre de Jesús hemos sido redimidos, hemos recibido el perdón de los pecados. Podemos ser esclavos de muchas cosas pero la esclavitud más seria es la del pecado. Y cuya raíz es esa creencia falsa que está alojada en nuestra mente desde que nacemos: “mi vida es mía y hago con ella lo que quiero”. La premisa de que la vida es mía es mentira y por lo tanto no tiene sentido hacer lo que queramos con la vida que nos han regalado. Esto no es libertad.La verdadera libertad es la que contemplamos en el calvario. Allí Jesús no cae en la tentación de demostrar quién es. No se deja llevar por el odio y sigue ofreciendo su amistad a pesar de estar agonizando. Jesús cumple con su misión hasta el final, no tira la toalla. Porque es el más libre, el más poderoso, porque es el que más ama. Aquellos dos hombres estaban viendo lo mismo ¿seguro? Yo creo que uno estaba cegado por su dolor. El otro fue capaz de ver en los ojos de Jesús el cielo. Cuando Jesús lo miró se atrevió a pedirle a un crucificado, al que no puede nada, lo más grande. Aquel crucificado reconoció la realeza de Jesús, esa que era objeto de mofa. Ciertamente el Reino de Jesús no es de este mundo pero crece en este mundo. En este año se celebra el centenario de la consagración de España al S. Corazón de Jesús en el Cerro de los Ángeles. ¿Con un acto así ya está todo hecho ya reina Jesús en nuestro país? Por supuesto que no. Jesús reina en España cuando cada uno de los españoles, uno a uno, como aquel crucificado, acoge su amistad LIBREMENTE. Y nuestra misión es ayudar a todos los que podamos a salir de la ofuscación del dolor para ver el cielo en los ojos de Jesús. Para ver las lecturas pincha aquí.