SEMANA TRIGÉSIMO TERCERA TO JUEVES

Los hijos de Matatías no cedieron a la apostasía y se revelaron. Hoy vivimos una apostasía silenciosa. Muchos han abandonado a Dios Y viven como si Él no existiera. Cuantas lagrimas debe derramar Jesús por tantos que no han reconocido su venida. ¿Nos duele a nosotros tanta frialdad tanto abandono? Para querer evangelizar hace falta sentir esa insatisfacción  ese celo de Matatías, pero no para coger la espada y degollar infieles sino para anunciar a Cristo, para dar a los demás nuestro tesoro más precioso que es Jesús . Feliz día y bendiciones.  Para ver las lecturas pincha aquí.