SEMANA TRIGÉSIMO SEGUNDA TO VIERNES

La belleza nos atrae porque Dios es la misma belleza. A unos nos atrae una puesta de sol en la playa y a otros un amanecer entre olivos. Todo eso son guiños de Dios a nuestro corazón que ansía una belleza siempre mas grande. ¿Cuándo es la última vez que has sentido una emoción especial ante la belleza de la naturaleza? Recuerdo cuando iba a Santiago de la Espada (un pueblo en la Sierra de Segura) y me paraba a orar y lloraba contemplando. Pero ninguna de estas cosas nos llenan del todo, nuestro corazón anhela el cielo y anhela al autor de tanta belleza. Si nos quedamos en las criaturas perdemos nuestra vida que no es otra cosa que prepararnos para la BELLEZA con mayúsculas. Yo hoy haré un viaje de Pamplona a Jaén y voy a disfrutar contemplando. Feliz día y bendiciones.  Para ver las lecturas pincha aquí.