SEMANA SEGUNDA TO MARTES

Me encanta esto del Ancla del alma. Por eso se representa la Esperanza como un ancla. Nuestra alma se ancla en las promesas De Dios, no en la seguridad que pueda darnos nuestro cumplimiento. Digo esto por el cumplimento del sábado del Evangelio.  Es cierto que cumplir los mandamientos es nuestra parte de la Alianza pero nuestra confianza no se sustenta en ello. Sería un gran error. Nuestra confianza se ve impulsada por la Esperanza nada más y nada menos de entrar más allá del velo, en el Santuario de la Trinidad, en lo más íntimo  De Dios. En las promesas De Dios nos apoyamos. ¿Que promesa resuena en ti? Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.