SEMANA PRIMERA TO VIERNES

Jesús empieza por el perdón de los pecados. El problema más serio que ese hombre tenía no era el no poder andar sino su relación con Dios rota. En tiempos de Jesús se pensaba que la enfermedad era una consecuencia de los pecados. Por eso los enfermos estaban incluidos en el grupo de «los pecadores». Nosotros muchas veces nos centramos en los síntomas y no vamos a las causas, en los frutos y no vamos a la raíz. A la hora de afrontar un problema es necesario que nos preguntemos ¿cuál es la causa la razón de esto que está sucediendo? Piensa en algún problema que e preocupa y analiza si lo estás afrontando desde la causa o desde el síntoma. Dios no se queda en los síntomas en tu vida. Él va a la raíz, a tu relación con él. Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.