SEMANA VIGÉSIMO SÉPTIMA TO LUNES

Jesús pone el ejemplo de un samaritano que tiene misericordia para responder a la pregunta de quiÉn es mi prójimo. Reinterpreta el precepto dándole la vuelta y habla de “ser prójimo”. Lo del samaritano además es muy provocativo. Era un extranjero con mala fama. Es como si le pusiéramos de ejemplo a un xenófobo la solidaridad de un inmigrante. Podríamos pensar hoy de quien nos cuesta más recibir ejemplo de amor. Una vez pensado miremos a esa persona y nos decimos: “haz tú lo mismo”. Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.