SEMANA VIGÉSIMO QUINTA TO MIÉRCOLES

 

El hombre sabio no desea más que no vivir en la mentira y tener su ración de pan, ni riqueza ni pobreza. No sea que saciado reniegue del Señor o no teniendo tenga que robar por necesidad. Recuerdo que en los ejercicios espirituales de San Ignacio también se habla de la “santa indiferencia” que consiste en no desear más honra que deshonra, pobreza que riqueza. Vivir confiado en la providencia de Dios. Esta debe ser una de nuestras metas. Alcanzar ese estado de indiferencia que está cerca del Budismo, pero que en nuestro caso, no es un principio filosófico sino vivir en la confianza de aquel que sabemos que nos ama. Queremos ser discípulos misioneros que van sin alforja ni dinero, abandonados en la providencia. Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.