SEMANA VIGÉSIMO QUINTA TO MARTES

Aunque el evangelio habla de la nueva familia de los que escuchan la Palabra y la cumplen me he fijado en el último versículo de la primera lectura que es un conjunto de proverbios. Estamos leyendo uno de los libros más curiosos de la Biblia que atesora la sabiduría de todo un Pueblo. Esa frase es dura, es una sentencia contundente. Los que no escuchan los gritos de los pobres no serán escuchados. Hace un rato en las noticias hablaban de los centros de menores desbordados de emigrantes. Alguien me decía que en su barrio nadie quiere un centro de inmigrantes. Los queremos lejos. No queremos escuchar sus gritos. Los niños cuando no son escuchados patalean y se portan mal. Los pobres también delinquen y la lían cuando no son escuchados. Y nosotros, que no siempre estaremos tan bien, cuando tengamos que gritar al cielo, no seremos escuchados. Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.