SAN MATEO APÓSTOL

En la cultura tan marcada por lo religioso Mateo era un descartado. En la cultura en la que se crió mi madre también se descartaba a ciertos colectivos que estaban mal vistos. No me paro a hacer un elenco. Pues Jesús no se le ocurrió otra cosa que llamar a ser uno de su grupo a un cobrador de impuestos, un corrupto y un colaborador del poder romano. La respuesta de Mateo le permitió a Jesús entrar en ese mundo y poder contactar con ellos cenando en casa de Mateo. El Papa nos recuerda muchas veces que la Buena noticia de Jesús es para TODOS. Que no podemos descartar a nadie como destinatario de ella. Pensemos hoy a quien descartamos, a quien no invitamos, a quien dejamos fuera de esta aventura de la fe. Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.