SEMANA VIGÉSIMO CUARTA TO LUNES

¿Cómo iba a pensar este centurión que sus palabras serían pronunciadas en cada eucaristía en todo el mundo antes de acercarnos a recibir la Comunión?  Esa celebración en la que proclamamos la muerte del Señor hasta que vuelva. Esa muerte que nos une a todos en un solo pueblo de redimidos, porque somos un solo pueblo de pecadores necesitados de perdón. En tiempos de Jesús la división entre judíos y gentiles era total y no entraban unos en la casa de los otros. Nuestro estilo de vida nos clasifica en tribus urbanas, clases sociales, grupos ideológicos, familias de sangre… El pecado nos iguala, nos pone en el mismo bando y la misericordia también. Y ninguno de nosotros somos dignos de que Él entre en nuestra casa. Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.