VIERNES SEMANA SÉPTIMA PASCUA

Que vuestro si sea si dice Santiago en la primera lectura. Jesús, que ha dado un sí irrevocable por su esposa la Iglesia (ayer lo celebrábamos), también tiene claro que el sí dado en el matrimonio es irrevocable. En nuestra cultura no queremos nada permanente a excepción de los contratos laborales. Hasta los tatuajes se pueden borrar. Un sí para siempre nos parece un atentado contra la libertad. Y es precisamente ser libre el mantener el sí dado con todas las consecuencias. Porque no hay amor sin Libertad, sin coherencia en las decisiones tomadas. Yo sí un sí para siempre el 6 de enero de 1999 y cada día lo renuevo y soy muy libre. ¿Renovamos nuestro si? Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.