SEMANA QUINTA PASCUA LUNES

Aquellos paganos no podían inventar al Dios que predicaban Pablo y Bernabé, al dois de Jesús muerto y resucitado. Tomaron a los apóstoles por dioses cuando se les venía a predicar un Dios encarnado, aún más, un Dios que hace morada en nosotros. Y no en algunos personajes míticos, sino en todos, todos los que lo acogen en su vida por la fe y son bautizados. La salvación cristiana es precisamente ser endiosados, participar de la naturaleza divina. Este dios y esta salvación no pueden ser inventados porque no caben en nuestra cabeza, superan nuestros esquemas. Cada vez que hablo de esta novedad lo compruebo. Guardemos la Palabra de hoy y gocemos de la morada de Dios en nosotros. Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.