SEMANA QUINTA PASCUA CICLO B DOMINGO

Esta primavera el campo está exultante, es maravilloso cómo ha brotado todo. Contemplo desde mi ventana la fuerza de la vida. La savia que corre por las ramas y los tallos produce hojas y flores que después serán frutos. Todo eso es posible porque hay comunión, porque las ramas permanecen unidas al tronco y éste a las raíces. Para que la vida fluya tiene que haber comunión con las raíces pasando por el tronco. Jesús habla este domingo de permanecer unidos a él para dar fruto. Como los sarmientos a la vid.

En el proceso de construcción de la comunidad nos hemos dado cuenta de que no se puede mantener fuerte una comunidad cristiana sin una vida de oración personal por parte de cada uno de sus miembros. Lo que le da a Saulo “derecho” a formar parte de la primera comunidad, es que “había visto al Señor por el camino”. Esa su relación con Jesús. De suyo Pablo tenía poco crédito, era un perseguidor. Pero tenía una relación con Jesús única y personal y eso le hacía parte de ellos aunque no quisieran. En el deporte en equipo cada uno debe estar en forma, cada uno debe cuidarse. La comunidad cristiana es como un grupo que escala una montaña en cordada. Cada uno debe tirar y dar pasos. El que no hace su trabajo personal es un lastre para los demás.

Hay discípulos que piensan que participando en la Eucaristía del domingo, en alguna oración comunitaria y rezando una chispa durante la semana su relación personal con Jesús marcha. Pero no es así. Lo que da a la vida cristiana una densidad a prueba de tormentas y terremotos es la relación personal que tú tienes con Jesús. Eso es lo que tratamos de provocar desde pequeños dedicando media hora de oratorio en catequesis. Eso es lo que pretendemos con el Seminario de Vida en el Espíritu que acabamos de comenzar. El que participa ora en casa cada día durante siete semanas con textos y salmos preciosos. Es lo que también queremos facilitar con los GRUPOS DE VIDA. Porque a la reunión hay que asistir después de trabajar en casa con la oración y la mirada sobre la vida. En el grupo se comparte lo que cada uno ha reflexionado. Dedica este fin de semana a revisar cómo es tu vida de oración personal. Cómo oras, cuánto y qué impacto tiene en tu vida esa oración. Feliz fin de semana y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.