SEMANA QUINTA CUARESMA MARTES

El veneno de la desconfianza que dañino es, es mortífero. Acaba matando relaciones, matrimonios, vidas de Fe. Sobre todo una desconfianza hecha victimismo y queja, es un gusano que corroe el Corazón y lo deja maltrecho e inservible. Cuando levantemos a Jesús el Viernes Santo veremos su corazón traspasado por nuestras rebeliones, abierto para dar vida y se sanarán nuestras desconfianzas. Nos vamos preparando para ese momento, seguimos caminando por el desierto. Feliz día y bendiciones. Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.