SOLEMNIDAD DE SAN JOSÉ

Jesús necesitaba un padre. No solo porque en aquellos tiempos una madre soltera era algo imposible, sino que Jesús necesitaba un referente masculino en su vida. Somos más que los reptiles que salen de los huevos, que los pájaros alimentados por los dos progenitores, que los mamíferos amamantados por la madre…. Somos seres humanos y necesitamos crecer con ambos referentes el paterno y el materno. Así de sencilla es la misión de José aparte de cumplir con la profecía que aseguraba que el Mesías sería de la estirpe de David. Así Jesús se inserta en el linaje humano, es también Hijo de Abrahán. Jesús tiene unos antepasados, unos padres. No somos productos de la técnica saludos de una fábrica. Somos Miembros de la familia humana, de una familia concreta. La vida nos ha sido regalada por Dios a través de otros. Es un día para dar gracias por nuestros padres, por nuestras familias, por el milagro de la vida. Por el don de la fe. Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.