SEMANA SEGUNDA CUARESMA JUEVES

Árbol plantado al borde de la acequia que resiste la sequía. Eso somos nosotros, los que cada día escuchamos la Palabra de Dios, “Moisés y los profetas”. Viene el estío y las pruebas y las tentaciones y estamos jugosos y frescos y el viento huracanado no rompe nuestras ramas. Parece que nos tumba pero nos mantenemos en pie porque nuestras raíces son profundas buscan el agua más profunda, no la de la superficie, la que hay por debajo de lecho seco del Río. He vivido esta experiencia de la sequía varias veces en mi vida y he salido victorioso porque había una relación con Dios profunda y auténtica. Dios me instruyó y me dejé instruir en qué no podría subsistir alejado de la acequia de agua. Cuaresma es tiempo de trasplantarlos si hace falta y buscar un lugar propicio para echar raíces. Y dejar de vivir en la autosuficiencia de Epulón que era un verdadero pobre desgraciado. Gracias Señor por la relación que tienes conmigo. Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.