FIESTA DE LA PRESENTACIÓN DEL SEÑOR

Esta mañana me he puesto ante el Señor y me he visualizado desde fuera aquí, arrodillado. Y luego me he parado a sentirme por dentro. Trato de percibir quién soy y lo que soy y así, tal como soy, ofrecerme a Él. A los 40 días de nacer los primogénitos eran ofrecidos a Dios. Jesús fue ofrecido como los demás, y como los demás fue rescatado con la ofrenda de unos pajaritos. Un día se ofrecerá entregando su vida en la cruz. Por eso hoy celebramos la Jornada de la Vida Consagrada. Por eso hoy quiero ser una ofrenda para el Señor. Mi vida es suya y puede hacer con ella lo que quiera. ¿Se lo decimos todos hoy? Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.