SEMANA TERCERA TO MIÉRCOLES

La parábola de hoy podemos leerla a La Luz de la primera lectura. David recibe una palabra del profeta y al acogerla y correrla hace posible su cumplimiento. David es tierra buena para la palabra del Señor. Podemos también mirar nuestra vida y contemplar lo sembrado y que lo ha dado fruto, cuantas palabras del señor han dicho escuchadas, acogidas, llevadas a la vida. En vez de machacarnos y pensar en lo que “tenemos que hacer”  miremos la cosecha de nuestra vida en relación a la Palabra y demos gracias por tanto fruto. Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.