18 DE DICIEMBRE

Hoy es el día de la Esperanza. Esa niña que nos coge de la mano y nos muestra el horizonte de vida que hay siempre más allá, más allá. Desde ayer estamos en los días ya inmediatos a la Navidad, el octavario de la OH. Hoy vemos el trance de María de quedarse sola. Virgen en el evangelio no es tanto la cuestión de la concepción, lo biológico-sexual sino la situación social de una mujer joven sin un hombre, en un mundo de hombres. El trance en el que se encontraba María era tremendo. Que prueba más grande para ella. Dios quiso encarnarse en esa situación de vulnerabilidad para estar con los más vulnerables de nuestro mundo. Hoy que brilla esta MUJER como signos de Esperanza y de firme consuelo, nos acordamos de tantas mujeres que viven en esa vulnerabilidad. Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.