SEMANA TERCERA ADVIENTO CICLO B DOMINGO

Seguimos colocando fichas en el tablero. Esta semana ALEGRÍA Y LIBERACIÓN. Como en el juego relejémonos y gocemos. San Juan Bautista, siguiendo con el lenguaje de los juegos, no “se tira una farol”. Es lo que hace el jugador del MUS cuando miente sobre sus cartas. Es una expresión que utilizamos cuando alguien va por la vida dándoselas de lo que no es. Juan confiesa: “yo no soy el Mesías” y no merece ni desatarle la sandalia. Él no es la luz sino testigo de la luz. Seguramente Juan tendría amigos y seguidores que lo animarían a dar el paso y presentarse como el Mesías. Pero él quiere vivir en la verdad. Él vive en la humildad.

A nosotros nos cuesta mostrarnos en nuestra verdad más auténtica. Desde pequeños vamos forjando un falso yo con capas, mentiras y máscaras para tapar nuestra debilidad y nuestra pobreza. Unos más que ostros no solemos mostrarnos como somos por miedo a ser rechazados. Cuando bien nos hace conocer a personas que saben cómo somos, nuestra verdad y no dejan de querernos. No todo el mundo es bendecido con este tipo de relaciones humanas sanas. Cuando esto no se da vivimos relaciones superficiales, apegos, victimismo, utilitarismo, compramos afecto… todo esto nos hiere mucho.

Nos volvemos a fijar en el Salmo de hoy que no es un salmo  porque es el Cantico de María, el Magníficat. Ella vive la alegría de saber mirada por Dios en su pequeñez, en su humildad. Dios la conoce bien y la ama. Cuando tenemos una relación con Dios vivimos esta experiencia de ser mirados en nuestra verdad y no rechazados. Es una experiencia maravillosa que nos conecta con nuestra verdadera identidad de hijos amados de Dios. Dios nos mira como dice Isaías con mirada de novio y de novia el día de la boda, con mirada de enamorados. Hoy es un día, el día para dejarnos mirar, sí dejarnos, porque a veces nos ponemos delante de Dios con un burka, y experimentar que mira nuestra verdad con amor. Feliz día y bendiciones.  Para ver las lecturas pincha aquí.