SEMANA SEGUNDA ADVIENTO VIERNES

Hoy es viernes y la Palabra se pone exigente, nos llama a examen y revisión. Pero me encanta que el profeta muestra la fecundidad que engendra la escucha de la Palabra de Dios. Una vida según la Palabra de Dios es como un árbol plantado al borde de la acequia. Ahí tenemos a María que con su hágase concibió al Verbo. Que bien pensar en esto cuando todo nos llama a consumir y consumir, comprar y comprar. Es increíble los anuncios de créditos en la tele para “que tengas unas buenas navidades” ¿Qué nos pasa a veces que andamos saciados de todo y a la vez con ganas de todo? Porque nada puede saciarnos y eso lo saben los publicistas. Y no sabemos lo que queremos y nuestro corazón es caprichoso. Reposemos en los brazos de Dios como el niño que se sacia de la leche materna. Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.