SEMANA TRIGÉSIMO CUARTA TO VIERNES

Se nos escapa el tiempo ordinario. La visión de Daniel está muy presente en el Nuevo Testamento. Jesús emplea la expresión HIJO DE HOMBRE propia de esta visión y es lo que Jesús pronuncio en su juicio ante el Sanedrín  y le costó la condena por Blasfemo.  Es literatura apocalíptica, utiliza símbolos para decir lo que no se puede decir, aunque a Jesús los entendieron bien en el Sanedrín. Para tener VISIÓN no hace falta ser un visionario sino un entusiasta. Anoche leía un artículo muy bueno sobre esto. El entusiasta tiene esa capacidad de VER lo que su vida y sus proyectos pueden llegar a ser y se lanza a conseguirlo. No es un loco aunque a veces pueda parecerlo. Arrastra y contagia y no se cansa. Así era Jesús, un maravilloso entusiasta con mucha VISIÓN. El Adviento que vamos a comenzar nos haga despertar al entusiasmo de la MISIÓN. Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.