SEMANA TRIGÉSIMA TO VIERNES

El Pueblo de Israel, el pueblo escogido no quiso acoger a Jesús. “Vino a los suyos y los suyos no lo recibieron”. Pablo vive con dolor esto. Él era judío por los cuatro costados pero se encontró con Jesús resucitado y todo lo que antes para él era ganancia (el cumplimento escrupuloso de la ley que le garantizaba la alianza) lo estimaba basura comparado con Jesús y la nueva Alianza que es para toda la humanidad.  La Ley no era un fin sino un medio. En el Evangelio Jesús trata de hacer entender que la ley es para el hombre y no el hombre para la ley. No podemos aplicar las normas de forma automática sino como adultos libres que disciernen. Tenemos que plantearnos ¿qué es lo que Dios quiere de nosotros hoy? Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.