SEMANA VIGÉSIMO NOVENA TO JUEVES

Estas palabras de Jesús son paradójicas y difíciles de entender. Un día leía que Jesús engendra división porque nadie quiere la unidad que él trae y por eso se provoca el efecto contrario. El fuego del Espíritu Santo que se prende después de su Pascua va regenerando al género humano. Los corazones de piedra se calientan pero no prenden. Son los esclavos del pecado que piensan que son libres. Son las personas refractarias a la comunión y al amor. Sólo los corazones débiles y frágiles se dejan prender. Son los que se reconocen pobres y necesitados de salvación. Los que comprenden que solos no pueden  vivir en comunión, esa unidad que su corazón ansía. Esta división llega a veces dolorosamente  a nuestras familias biológicas. Con dolores de parto nace la nueva familia de hijos e hijas de Dios. Hoy es día para dar gracias por ser familia de Dios. Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.