SEMANA VIGÉSIMO SÉPTIMA TO LUNES

Jonás huye, el sacerdote y el levita pasan de largo. Podemos elegir el mal y podemos no hacer nada para remediarlo. Las omisiones no son tan evidentes y nos cuesta darnos cuenta de ellas cuando las cometemos. Además, solemos tener excusas y razones para actuar así: no tengo tiempo, no estoy preparado, no es lo mío… aunque a veces no actuar o no dar la ayuda que nos piden es lo mejor. ¿Qué tenemos que hacer entonces? Discernir porque no todo es blanco o negro. Como le gusta afirmar al Papa Francisco hay toda una gama de grises y se requiere discernimiento para actuar. Comenzamos una nueva semana en la que se nos van a presentar decisiones, pidamos la luz del Espíritu Santo para discernir. Feliz día y bendiciones.