SEMANA VIGÉSIMO QUINTA TO JUEVES

Siempre que leo este Evangelio me quedo con esas ganas de Herodes de ver a Jesús. Vengo de dar clase a los universitarios. Hemos estado hablando de los sagrado, del Misterio… también en ellos, por sus caras se nota que hay ganas de ver a Jesús. Pienso en ellos y en ese deseo de conectar con el Misterio que sienten y no saben ni siquiera identificarlo. Ayer empezamos la experiencia del oratorio con los pequeños de segundo y fue precioso. Los guías se sorprendieron de la capacidad que los niños tienen para conectar con Dios. Conectando a muchos vamos construyendo un gran templo, el más grande nunca conocido. Manos a la obra. Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.