SEMANA VIGÉSIMO SEGUNDA TO JUEVES

Como Jesús en el evangelio de ayer me he despertado pronto y aunque me han dado ganas de ponerme a fregar mi casa o empezar con una sentencia, lo primero ha sido ponerme con la oración. Me fijo en los pescadores limpiando redes después de no pescar nada. Así estamos muchas veces, lamiéndonos las heridas de la batalla. Y no se nos ocurre que quizá haya que echar las redes de otra forma. Que quizá otros que nos son pescadores (Jesús era carpintero) nos pueden ayudar. Incluso pedir ayuda a los de las otras barcas, dejar de estar encerrados en nuestros organigramas clásicos. Jesús necesita hoy pescadores y pescadoras de hombres que estén dispuestos a ser creativos, innovadores a no hacer las cosas como siempre se han hecho (y por lo tanto a aguantar malos rollos  porque los cambios siempre molestan). ¿Estamos dispuestos a asumir el reto? Feliz día y bendiciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.