SEMANA DÉCIMA DEL TO MARTES

Una de las propiedades de los elementos químicos es que no pierden su esencia. La sal es sal y no es azúcar. Tiene clara su misión de dar sabor y conservar y no quiere ser otra cosa. Nuestra cultura se caracteriza por el compromiso débil. Lo que un día es un sí mañana puede ser un no. Y no pasa nada, “la vida es así”. Es estupendo empezar el día cara a Dios y encontrarnos con su sí, fiel y permanente y poder decirle un día más nuestro pequeño pero fiel sí. Aquí nos tienes Señor para ser sal y luz, para permanecer en la Misión. Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.