SEMANA SEXTA PASCUA CICLO A DOMINGO

Jesús se despide de sus discípulos y les dice que no los deja solos porque les va a enviar al “Paráclito”. En la traducción nueva de los leccionarios no se traduce esta palabra griega tan extraña. Tiene muchas traducciones y una de ellas es la de defensor. El que en el juicio te defiende frente al que acusa. El Espíritu Santo no sólo nos defenderá en el juicio frente al acusador sino que lo hace cotidianamente cuando el enemigo, el príncipe de la mentira trata de convencernos de que no somos dignos de ser amador por Dios. Él nos recuerda lo que somos: hijos e hijas amados dignos de que el Hijo de Dios dé su vida por nosotros.

El Espíritu Santo habita en nosotros y nos hace también defensores de los más pobres e indefensos. Esta semana hemos visto el caso de Mons. Aguirre, Obispo de Basagou en Centro África. Decidió arriesgar su vida para salvar a casi un centenar de personas (musulmanes para más detalles) que estaban atrapados en una mezquita. Fueron a por ellos y al salir se encontraron en medio de un tiroteo. Otros junto a él cayeron abatidos y el Obispo salvó la vida milagrosamente. Este obispo no es de otro barro que ninguno de nosotros. Sencillamente es un bautizado que deja que el Espíritu Santo lo transforme, en su caso lo llene de ese amor tan loco de arriesgar la vida por los demás.

En la primera lectura leemos cómo recibieron el Espíritu Santo los de Samaría por la imposición de manos de Pedro y Juan. Es la experiencia de la efusión del Espíritu Santo, de ser llenos del Espíritu Santo. Casi todos los ciudadanos de nuestro país están bautizados, pero poco han tenido la experiencia de ser llenos del Espíritu Santo. Les decimos que Dios habita en ellos y nos miran con cara de incredulidad como si les estuviésemos diciendo que somos alienígenas de otro planeta. En mi comunidad como en muchas vivimos esa experiencia. Oramos imponiendo las manos y las personas experimentan que el Espíritu Santo se aviva. Notan sus frutos: amor, alegría, paz, bondad… y surgen carismas sobrenaturales para el servicio de la comunidad. Y en su vida personal notan que son liberados, hay un nuevo amor, una fuerza especial para perdonar, para darse. Quedan quince días para Pentecostés y volveremos a vivirlo. Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.

4.740 comentarios en “SEMANA SEXTA PASCUA CICLO A DOMINGO

  1. Pingback: cialis tadalafil