SEMANA SEGUNDA PASCUA MIÉRCOLES

Ayer leíamos el final del evangelio de San Marcos con el envío a evangelizar. Vemos hoy en los Hechos de los Apóstoles que la Palabra de Dios no puede estar encadenada. El Ángel del Señor acampa junto a sus fieles y los protege. La semana pasada leía que en Egipto, a pesar de los atentados del Domingo de Ramos, las Iglesias están abarrotadas. Allí los masacran, aquí pretenden que nos metamos en las mazmorras y no hablemos. El Señor nos manda hoy salir y explicar íntegramente nuestro modo de vida. La luz que hemos recibido no se puede esconder, muchos están esperando el anuncio de este Dios que tanto amó al mundo. Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.