SEMANA QUINTA CUARESMA JUEVES

Hoy la Palabra sabe a fidelidad, la de Dios que es inquebrantable. Desde que Abrahán el nómada que salió de Ur Dios ha estado acompañando a la humanidad peregrina con un amor fiel. A Abrahán le prometió descendencia y tierra. A nosotros nos ha prometido en su Hijo no morir para siempre, un pedacito en los cielos nuevos y la tierra nueva. Pueden decirnos los profetas del nihilismo: ¿por quién te tienes? Por hijo de Dios amado, por quien Jesús de Nazaret entregó su vida en la cruz, nada más y nada menos. En tiempos de combates espirituales de fin de Cuaresma es importante mirar a la meta, y no sólo a la meta, al pódium que nos espera. Adelante¡¡ Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.