SEMANA QUINTA CUARESMA MIÉRCOLES

Ayer tuve una conversación muy dolorosa con una persona a la que quiero mucho. Dolorosa porque está muy engañada y toma decisiones que destrozan su vida. Ayer pude comprobar una vez más que cuando no se conoce a Jesús que es la Verdad, y se acoge su amor, no se conoce la verdad de la vida y del amor, y claro, no se puede ser libre.  El mal tiene una capacidad inmensa para engañar, tergiversar y hacer que veamos los malo como bueno y lo bueno como malo. El pecado nos hace esclavos y los esclavos no se quedan en la casa para siempre. Preferimos a veces el espejismo de la libertad de salir de la casa del Padre cayendo en la esclavitud que la libertad en el amor.  Mantengámonos en las Palabras de Jesús para no caer en la mentira. Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.