SEMANA CUARTA CUARESMA JUEVES

Es sorprendente el coraje de Moisés que se pone en la brecha frente a Dios para que no se dejara llevar por su cólera. Dios le propone ser padre de un nuevo pueblo. Pero Moisés, que ama verdaderamente a Dios, no quiere su propia gloria, sino la de Dios, que él sea amado. Jesús habla con dureza de ese darnos gloria unos a otros. La arrogancia consiste en arrogarnos lo que no nos pertenece. Hay arrogancias terribles como la de decidir si alguien puede llegar a nacer o no, y otras más sencillas como decidir si tú eres de mi grupo o no. Analicemos hoy que arrogancias hay en nosotros y despojémonos de ellas, y demos gloria al único que la merece. Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.