SEMANA CUARTA CUARESMA MARTES

Me llama la atención de este pasaje que es Jesús el que se acerca a ofrecer la sanación al paralitico. Normalmente son los enfermos los que piden ser curados. En las patologías espirituales es importante que la persona que la padece pida la curación, porque como en las adicciones mientras no reconozca que tiene un problema no puede ser curado. La iniciativa de Jesús en este caso nos recuerda que su amor, que es gracia va siempre por delante. Ese amor que brota de su corazón como un torrente en el que podemos tirarnos y dejarnos llevar. En esta semana de alegría y consuelo ese torrente fluye con fuerza. No tengas miedo a sumergirte en él. Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.