SEMANA TERCERA CUARESMA MARTES

Un amigo me está haciendo un trabajo y no me quiere cobrar el IVA, y es una cantidad grande. En vez de sentirme bien me siento incómodo. Cuando alguien nos perdona una deuda grande pensamos: ¿Seré capaz de perdonarle yo también más adelante? No nos gusta sentirnos en deuda, por eso nos cuesta tanto sentirnos en deuda con Dios. Mirar a la cruz y reconocer: “murió y se entregó por mí”. Desde la cruz Jesús nos enseña qué es el perdón. Ayer me lo recordaba un hermano: “si Jesús perdonó en la cruz ¿no voy yo a perdonar?”. Pues miremos a la cruz, seamos conscientes de la deuda que se nos ha perdonado y saldemos las cuentas de la calderilla que nos deben a nosotros. Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.