MIÉRCOLES DE CENIZA

Ayer estuve podando frutales, algo muy cuaresmal, y casi llego tarde porque la primavera se está adelantando,  hay ya muchos brotes verdes en las ramas. En nosotros hay deseo de primavera, de vida, de alegría… la sabia del Espíritu Santo se mueve en nosotros para dar mucho fruto. Pero no es primavera aún, ahora es tiempo de poda que es garantía de vida nueva.  La poda se quema y se hace cenizas que en el suelo son abono. Al recibir la ceniza hoy doy gracias a Dios por las podas en mi vida. Algunas duras y tajantes. Han sido todas para bien. Y me planteo qué poda es necesaria en esta Cuaresma en mi vida, en mis  hábitos y manías, en mi forma de organizar el tiempo, en mis relaciones sociales, en mi forma de gastar el dinero… cuanto más se poda, aunque nos de pena ver el árbol muy desmochado, más sombra habrá en verano. Feliz y santa Cuaresma. Para ver las lecturas pincha aquí.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.