SEMANA OCTAVA TO MARTES

Bueno, a las puertas de la Cuaresma la Palabra de hoy me planta en la cara: ¿y tú qué le ofreces a Dios? Predicando, a veces digo que le damos a Dios la calderilla de nuestro tiempo, nuestro dinero, nuestro cariño… Cantamos un canto que dice “que nuestras vidas sean derramadas ante ti el único digno de Gloria”. La Cuaresma no es un fin, es un medio para vivir la Pascua, para llenarnos después del Espíritu Santo, al que hay que hacerle hueco. Hoy es buen día para concretar cómo lo voy a hacer. Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.