SEMANA OCTAVA TIEMPO ORDINARIO LUNES

Estoy rezando esta mañana agobiado porque no encuentro un dinero que el viernes llevaba en un bolsillo del pantalón. Y me pregunto: ¿por qué me agobio si me falta un dinero y no me agobio si me falta un día el rato de oración? Porque mi hombre viejo se siente seguro con el dinero y la oración no ofrece esa seguridad. Hoy Jesús me mira y me ama y me dice como a aquel hombre: “una cosa te falta… y luego ven y sígueme” Me falta seguirle más, seguirle de verdad, poner en él mi confianza y abandonarme a su cuidado. Esta mañana necesito orar diciendo: “Jesús confío en ti”. Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.