SEMANA SEXTA TO MIÉRCOLES

El agua bajó poco a poco, lo mismo que la curación de este ciego fue por fases. Nosotros vivimos en el siglo XXI, en el mundo globalizado donde todo sucede y nos enteramos al instante. Nos cuesta mucho esperar y que las cosas sigan su curso. Solemos quemar etapas sin respetar el ritmo natural de las cosas. Como sucede con el noviazgo que está concebido como una etapa de conocimiento mutuo pero no se vive así, muchos jóvenes se lanzan a compartir toda intimidad sexual desde el mismo sin saber esperar. En la vida de fe, en la relación con Jesús también hay que dejarse acompañar y hacer todas las etapas. Dejar que nos saque de la aldea, que nos coja de la mano, que ponga saliva en los ojos… y mientras tanto la alabanza que brota de nuestro corazón y lo suaviza todo. Feliz día y bendiciones. Para ver las lecturas pincha aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.